//
estás leyendo...
Antropología avanzada

El Tunecino

Hace algunos días iba yo caminando por la Plaza de Catalunya para coger el autobús de la línea 28 que me tendría que llevar hasta el barrio del Carmel donde tenía que ensayar con Travesía cuando, esperando para poder cruzar el paso de peatones que une la Ronda Universitat y la Rambla de Catalunya, escucho desde mi izquierda “perdona, ¿tienes hora?”. “Las cinco menos cuarto” le dije, y me dispuse a seguir mi camino como si no hubiera pasado nada. “¿Te molesta que alguien de otra cultura te hable?” me dijo aquel hombre al que no tenía la intención de volver a ver en la vida. “No, para nada, ¿por qué debería molestarme?” le respondí yo. “Hay gente a la que sí que le molesta”. “Bueno, de gilipollas está el mundo lleno”, y a partir de aquí el tipo se embaló. “Me llamo Ahmed, ¿y tú? ¿A qué te dedicas?”. “Me llamo Pako y soy profesor”. “Bien, Pako, te voy a hablar con franqueza, soy tunecino, ¿conoces mi país? Estoy estudiando español, pero me gustaría poder llamar a mi familia en Túnez. ¿No tendrías unas monedas para poder hacer la llamada?”. Parece ser que todo este rollo no era porque el tío estaba solo o porque le había caído bien. Sólo quería pedirme dinero. Y a partir de aquí quien lea esto me puede llamar cabrón o desalmado o las dos cosas, pero el último tipejo al que le di una limsona para que pudiera comer algo tardó menos de un minuto en ir a jugársela a las tragaperras, así que no le doy una moneda ni a dios. “Lo siento, no llevo nada suelto” le dije al tunecino intentando que me dejara en paz, pero entonces fue cuando me dijo la frase de su vida. “¿Si yo fuera de aquí me la darías?”. Pero bueno, ¿es que estaba buscando una excusa para poder llamarme racista, el tío cabrón? “No, tampoco se la daría”, y esta respuesta no la dije para quedar bien (mirar unas líneas más arriba), pero después el tío me dice “¿por qué no?”. ¿Cómo que por qué no? ¿Me estaba pidiendo explicaciones? “Porque no, adiós” y seguí mi camino hacia el 28 sin decirle nada más, pero si en lugar de toparse conmigo se hubiera topado con alguien digamos… menos comedido, a ese hombre le hubieran cantado las cuarenta, y con mucha razón.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: