//
estás leyendo...
Pajas mentales

No recuerdo el nombre de la marca de pan

El otro día, mientras cenaba en mi casa en compañía de la televisión, vi un anuncio de una marca de pan de molde cuyo nombre no diré (no sea que me denuncien) pero que suele ir muy bien para mantener una silueta estéticamente agradable. En el susodicho anuncio aparecían un número indeterminado de mujeres que quedaban en paños menores de forma repentina y por arte de magia, dejando ver algún que otro michelín, de esos que tod@s tenemos en algún lugar de nuestros cuerpos serranos. Todas ellas corrían despavoridas para taparse por verse demasiado orondas. Por el contrario, la protagonista del anuncio argumentaba no tener miedo de mostrar su cuerpo porque era consumidora habitual de este pan de molde que le ayudaba a moldear su silueta, y, seguidamente, se quitaba la camisa quedándose igualmente en paños menores, pero, al contrario que sus compañeras de anuncio, luciéndose.

Ahora viene mi pregunta: ¿Cómo puede ser que me pongan más las mujeres que, presas del pánico, se tapaban sus cuerpos por no sufrir el más absoluto escarnio social y la mujer que lucía satisfecha su silueta después de haber comido ese pan de molde me parece una flacucha sin atractivo ninguno? ¿Tengo mal la vista? ¿Tengo el gusto torcido? Si alguien más que sepa leer castellano (porque de lo contrario no entenderá nada de lo que pone aquí) tiene una opinión parecida o similar a este respecto, que lo diga. No quiero sentirme como un bicho raro por una cuestión tan tonta como mis anacrónicos gustos en cuestión de mujeres.

POST SCRIPTVM: La curva es bella.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: