//
estás leyendo...
Música, Pajas mentales

Dream Theater y el clembuterol

Hace pocos días tuve el gran placer de ver Chaos in Motion, el último DVD (descargado con el emule, evidentemente) del grupo norteamericano Dream Theater. Musicalmente no hay mucho que decir. Respecto de Live at Budokan, su anterior DVD, la banda sigue estando en muy buena forma, haciendo muy buenos discos y dando muy buenos conciertos. Lo que me sorprendió realmente fue el aspecto de alguno de los miembros del grupo.

Empecemos por lo más sencillo. Jordan Rudess, un respetable hombre de 53 años, ahora parece ser un teclista macarra con perilla descolorida que le ha robado el teclado a Georgie Dann. Bueno, como dijo aquel sabio, renovarse o morir, aunque con esas pintas este hombre parece más cerca del tanatorio que de la renovación. Vayamos ahora con el vocalista James LaBrie. De su aspecto físico sólo cabe remarcar que ahora es un fiel usuario de los tintes de pelo y que se ha dejado crecer la barba para que la gente no se fije en esa protuberante barriga cervecera que ha echado. Yo no soy una persona nada superficial (o no lo era hasta ahora), así que no voy a hacer mucho caso de estas cuestiones. Lo que sí que habría que remarcar es que ahora le cuesta mucho más que hace 5 años llegar a ciertas notas. Nos hacemos viejos.

Nada de esto sería relevante sin el personaje estrella de esta entrada. Demos un fervoroso aplauso al guitarrista John Petrucci. Sin desmerecer sus increíbles capacidades como guitarrista, parece que en los últimos 5 años lo único que ha hecho ha sido comer hamburguesas e inyectarse clembuterol. Hasta tal punto se ha hinchado su cuerpo que ahora parece que toca una guitarra de juguete. Cuando lo vi en la pantalla de mi salón me dije “o la tele engorda o este hombre no ha salido del gimnasio ni para mear”. En fin, yo sólo espero que esta obsesión por el volumen corporal no llegue a límites demasiado exagerados, no vaya a ser que la guitarra eléctrica se le pierda entre sus numerosas lorzas ahora que ha entrado en la cuarentena.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: