//
estás leyendo...
cine, Pajas mentales

Eslóganes de película

Como muchos saben, soy un asiduo usuario del transporte metropolitano de Barcelona, como tantos otros habitantes de la ciudad condal. Lo que no sé si comparto con algún humano, compañero de travesía suburbana, es mi estupefacción ante algunos eslóganes de películas recientes. No sé si esta sensación la tiene alguien más, pero es como si para que una película tenga éxito, sea necesaria la existencia de una frase impactante que complemente a un título no menos impactante. Algo parecido sucedía en cada capítulo de CSI Miami (serie que hace años que no veo), cuando, en la primera escena del capítulo, la doctora Alexx Woods examinaba un cadáver in situ y Horatio Caine miraba la escena de lejos con los brazos en jarra y pronunciaba una frase impactante del tipo “sí, tuvo su oportunidad para morir” para dar paso inmediato a la intro de la serie. Queda este tema pendiente para una futura e hipotética entrada de este blog. Veamos algunos ejemplos de frases tan sumamente impactantes que a veces rozan el ridículo.

Yo no soy demasiado cinéfilo, y no me pondré a calificar la vida ni la obra de Ridley Scott, pero hace algunos días tuve la incommensurable oportunidad de ver su última película, Prometheus. Si bien la película no me produjo ni frío ni calor, su eslogan (que al fin y al cabo es lo que quiero comentar en esta entrada) era “buscábamos nuestro origen y podríamos haber encontrado nuestro fin”. ¿Qué puedo decir sobre esto? Para empezar, que es un eslogan demasiado largo. Pero dejando de lado una nimiedad como esta, no puedo evitar que esta clase de eslóganes del tipo “pasó una cosa y luego en consecuencia pasó otra” me recuerden al título de aquella mítica película del género anatómico de Fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo.

Después tenemos eslóganes que son tan obvios que rozan la estupidez. Tal sería el caso de Matrix revolution, “todo principio tiene un final”. Muy bien, propongamos al lumbreras que haya escrito esto para Premio Nobel. Algo parecido, llevado al terreno de lo pseudoromántico tontorrón ocurriría con esta frase, que no estoy seguro de que sea eslogan de ninguna película, pero que circula bastante por la red. “Toda historia de amor tiene un principio”. Pues yo el otro día hice un gran descubrimiento, un descubrimiento que cambiará el destino de la humanidad. Sí, descubrí que dos y dos son cuatro.

Por último, quisiera comentar los eslóganes absurdos barra incomprensibles. Para ejemplificar esta tipología voy a recurrir a la película de 2010 Wall Street, remake de la película homónima de 1987 (queda también pendiente escribir sobre la falta de originalidad del cine americano). Su eslogan es “el dinero nunca duerme”. ¿Pero se puede saber qué narices significa eso? ¿Es el eslogan de una película o el de un plan de pensiones? Si nos adentramos en el trailer (porque la película, evidentemente, no la he visto) podemos ver que, en un momento del mismo, Michael Douglas (creo) pronuncia la frase “el dinero es una puta que nunca duerme”. Qué bien, menuda chapuza. Querían una frase impactante y les salió un bodrio. ¿Tanto les costaba dejar la palabra puta para que la frase mantuviera su sentido? Ay no, que la gente se puede escandalizar por leer la palabra puta. Vaya, la he vuelto a decir.

Puta.

Vaya, qué despistado soy.

Puta.

Como siga así, acabarán censurando este blog.

Bien, aquí tenemos unos cuantos ejemplos de publicidad de segunda regional. Como siempre digo, si alguien quiere contribuir con más eslóganes mal hechos, siempre será bien recibido.

Pues bien, como nadie se atreve a hacer ninguna contribución, seguiré yo mismo.

(29 de abril de 2013) Hoy he visto en el metro el cartel de la última película de Sylvester Stallone, cartel en el que, por cierto, aparece sospechosamente rejuvenecido. Sobre el título del film, Una bala en la cabeza, diré que es el típico intento de título impactante que únicamente busca atraer/impresionar a aquellos mongolos aquellas personas que ven una película con mucha violencia/efectos especiales y ya se creen que están ante una obra maestra del séptimo arte. Sobre el eslogan, “la venganza nunca envejece”, ¿qué coño significa eso? Bueno, por lo menos se han acordado de poner un punto al final de la frase. Algo es algo.

(25 de noviembre de 2013) Atentos al eslogan de esta película. Su título, Séptimo, no dice absolutamente nada sobre el posible argumento del largometraje. Llamándose así, bien puede tratar sobre el histórico papel de la selección española (a la que en los últimos años han apodado la roja como imitación de la scuadra azzurra o de la canarinha, para quien no lo sepa) en el mundial de fútbol o sobre la dramática historia de un corredor de la San Silvestre Vallecana. El caso es que su eslogan, “empezó como un juego, ahora sus hijos han desaparecido”, aclara aún menos las incógnitas de esta película. Extrapolando la inexistente lógica interna de este eslogan a mi humilde existencia personal podríamos decir que “desayuné un café con leche y una magdalena, ahora mi bolígrafo no funciona”.

(29 de enero de 2014) El eslogan de la nueva versión, que promete un montón de efectos especiales y un argumento nulo es cada hombre tiene un destino. Bueno, esto es así en todos los casos, excepto en el de Robert Redford y Paul Newman, quienes, como todo el mundo sabe, comparten el mismo.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: