//
estás leyendo...
Antropología avanzada, Política

Emprendedores

Después de haber leído este artículo de Risto Mejide, no puedo negar que estoy de acuerdo en alguna que otra cosa (en muy pocas, la verdad). Estoy de acuerdo en que los políticos son unos incompetentes (o quizá no lo son en absoluto, y ese es precisamente el problema), en que nos han bajado los pantalones (no que se los hayan bajado ellos) y que nos estamos (nos están) metiendo de lleno en una segunda era de la esclavitud (esto no lo dice él, lo digo yo). Conste que este personaje no me provoca ninguna reacción demasiado notable, ni frío ni calor. Hace tiempo llegó a mis manos su primer libro Que la muerte te acompañe. En pocas palabras, es una novela bastante mediocre con algunas reflexiones bastante buenas. Si en lugar de escribirla Risto Mejide, la hubiera escrito cualquier aspirante anónimo (Pako Santos, por ejemplo), estoy seguro de que la habría publicado corriendo.

A lo que íbamos. No voy a perder el tiempo en comentar la situación actual, de sobras conocida por tod@s. Lo que quiero comentar es la solución que nuestro amigo publicista propone. Sé tu propio jefe, monta tu propio negocio, bla bla bla, bla bla bla… En pocas palabras, conviértete en un EMPRENDEDOR.

Todo eso suena muy bien, sí, pero yo tengo alguna que otra reticencia al respecto. Para empezar, la emprendeduría (lo siento si esto es un error, pero esto es una traducción del catalán emprenedoria, palabra que no tengo ni idea de cómo se dice en castellano), esa especie de ascetismo mesiánico-económico que desde el presente curso es materia optativa en la ESO (por lo menos en Catalunya) no es sino la instauración del modelo norteamericano, ese que nos quieren hacer tragar de la forma que sea en diversos ámbitos (sanidad, por ejemplo). Esta especie de pseudociencia infusa llamada emprendeduría no es más que el eufemismo del típico y conocidísimo búscate la vida. Cierto es que montar un negocio propio puede ser algo muy beneficioso, pero seamos realistas. Risto Mejide tiene su propia empresa de publicidad, es la viva imagen del éxito, es un emprendedor y no le faltará el trabajo en la vida. Pero, a día de hoy, ¿cuántos negocios están cerrando sus puertas por no poder competir con las grandes multinacionales? ¿Cuánta gente se deja los pocos ahorros y las pocas energías que les quedan en un negocio condenado de antemano al fracaso? ¿Cuánta gente pide créditos para montar un negocio, para luego quedarse sin negocio y con una deuda que pagar? En cierto modo, y esto es reflexión mía, una vez exprimido hasta el límite el tema del ladrillo, los emprendedores son el nuevo objetivo de negocio de los bancos (si alguien quiere matizar esta afirmación, adelante).

No negaré que el sistema (el capitalismo, hablando claro) tiene sus cosas buenas. Concretamente tiene una cosa buena, y es que genera progreso económico (los demás progresos siempre vienen después de este). La parte mala es que genera perdedores, perdedores con nombres y apellidos, perdedores con pareja e hijos. ¿Tiene el sistema algún medio para gestionar todos esos subproductos del propio sistema de forma que ninguna persona esté condenada a morirse de hambre? Pues mientras la respuesta sea no, yo seguiré desconfiando.

POST SCRIPTVM: Como réplica, este otro artículo está bastante bien.

POST SCRIPTVM 2: ¿Quién coño eres tú para decirle a nadie que no compre una vivienda, teniendo tú la casa que tienes en propiedad?

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: