//
estás leyendo...
Antropología avanzada, Política

Informativos

Puede que esta entrada llegue algo tarde, pero uno tiene que trabajar para vivir y, de momento, lo que escribo no me da para mucho. Recuerdo que una vez, hace como diez años, recibí un talón de veinte dólares de parte de una editorial norteamericana y que mi queridísima entidad bancaria me cobró nueve por ingresarlo en mi cuenta, pero eso es otra historia.

En fin, la idea de la entrada de hoy surgió en mi cabeza a partir de los conocidos sucesos del burgalés barrio de Gamonal. Dejando de lado que cualquiera con dos dedos de frente se habría dado cuenta de que el proyecto de aquel bulevar no era sino uno de tantos ejemplos de ese mamoneo tan extendido entre tantos alcaldes y sus amiguitos constructores, mamoneo al que días después algunos informativos pusieron nombre y apellidos, quisiera centrar la entrada de hoy en el tratamiento que los servicios informativos han dado a los disturbios de Burgos y comparar este tratamiento con el dado a otras notícias y/o eventos.

Antes de iniciar ninguna explicación, partiremos de la base de las diez estrategias de la manipulación atribuidas a Noam Chomsky, pero realmente escritas por Sylvain Timsit, según he leído en este artículo. Concretamente nos centraremos en la sexta. En la propia página de Timsit podemos leer lo siguiente:

“Apelar al aspecto emocional es una técnica clásica para cortocircuitar el análisis racional, y por lo tanto el sentido critico de los individuos. Además, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos, etc.”

Pues bien, veamos un ejemplo en el que una noticia anodina y carente por completo del menor interés ha sido inflada por la retórica amarillenta y/o sensacionalista de algunos medios de comunicación.

En este vídeo del mítico programa de Antena 3, Impacto total, podemos ver tres accidentes de coche. De ellos, los dos primeros no pasan de ser leves rascadas y no merecen mención alguna. El tercer accidente sí que merece el apelativo de accidente, y por ello es repetido hasta la saciedad y desde diversos ángulos a lo largo de todo el vídeo. Pero fijémonos en la narración de la voz en off que nos explica lo que sucede. Según palabras del propio comentarista, “un coche de carreras pierde el control, da la vuelta y aterriza sobre su techo”. ¿En serio? Yo juraría que aterriza sobre un lado. En referencia al cámara vestido de amarillo, el narrador dice que “el coche lo golpea con el maletero y le pasa por encima”, aunque yo juraría que en ningún momento el coche pasa por encima de nadie. Sí, hay un golpe fuerte y su consecuente desplazamiento, pero realmente las cosas no ocurren como las cuenta la voz en off.

Si extrapolamos el sensacionalismo de este vídeo, perteneciente, no lo olvidemos, a un programa enteramente sensacionalista, a un informativo, en teoría, riguroso, podemos ver el siguiente resultado. El siguiente corte fue emitido en los informativos de La Sexta con motivo de los disturbios de Burgos que he mencionado más arriba.

¿”Veo vallas volar por los aires”? Orson Welles también vio en 1938 una invasión extraterrestre y la narró por la radio, pero eso no quiere decir que fuera verdad (aunque mucha gente en los Estados Unidos se lo creyó y entró en estado de pánico). ¿”Se respira muchísima tensión”? ¿”Están pasando con muchísima violencia”? Me pregunto quién es más violento, los jubilados que aparecen en 0:50, la mujer que va con su hijo escasos segundos antes o la que lleva un carrito para bebés en 1:11. Y lo peor es que estamos hablando de La Sexta, una cadena, a priori, progresista. No quiero saber el tratamiento que habrán dado a esta noticia en Intereconomía.

Por último, quisiera dejar constancia de un caso de manipulación de la información mucho más evidente que el que acabamos de ver. En el siguiente vídeo, un vecino del barrio de Gamonal corrige la información que un periodista de Radio Nacional de España está dando en directo.

Sí, está claro que hay que dejar trabajar a la prensa, pero si la prensa está dando una información que, cuanto menos, es incorrecta (lo comúnmente llamado verdad a medias), ¿qué hay que hacer, reírle la gracia? Por otra parte, el periodista que transmite la información denuncia que “a la prensa a veces se nos increpa”. ¿En algún momento se ha producido tal increpación? ¿En algún momento el reportero se “ha sentido amenazado”?

En definitiva, estos son los medios de comunicación que tenemos. Queda pendiente una entrada sobre la información manipulada que nos llega sobre Ucrania y Venezuela.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: