//
estás leyendo...
Antropología avanzada

El Violinista de la Línea 4

Como saben todos los que me conocen, me paso media vida metido en el Transporte Público de Barcelona, sobre todo en aquellos medios que circulan por el inframundo de la ciudad condal. Después de tantos años yendo y viniendo, me he acostumbrado a ver a toda la fauna posible hasta tal punto que ya conozco de vista a todos los vendedores de pañuelos a los acordeonistas, a los guitarristas rockeros (por los que, todo sea dicho, siento una especial predilección) e incluso al cantante que, cada mañana a eso de las 7:30, intenta con su música encauzar mi alma hacia la fe cristiana, sin provocarme más que unas intensas ganas de pegarle una colleja. La cuestión es que el motivo de esta entrada son los caballeros que podemos ver en los siguientes vídeos.

Y ahora veamos este otro.

En el primero de los vídeos podemos ver a un señor bastante famoso por su actividad profesional, una actividad que, si bien reporta unos ingresos muy notables (mucho más de lo que cualquiera de nosotros veremos en nuestras putas vidas), también es cierto que para ejercer esta actividad no es necesario ser demasiado inteligente. Dejando de lado la opinión que yo pueda tener sobre este caballero, quisiera centrarme en una cosa que los expertos llaman lenguaje corporal. En el primer vídeo vemos a Leo Messi enfundado en un traje que seguramente no habrá sido adquirido en los encantes del barrio, caminando como un auténtico perdonavidas del spaghetti western y esgrimiendo la sonrisa de quien se sabe por encima del bien y del mal. Para ponerle la guinda al pastel, todo lo más selecto y florido de la estupidez barcelonesa adereza la entrada de Messi en los juzgados (acusado de un delito fiscal, no lo olvidemos) al grito de ¡Campeón!

En el segundo de los vídeos, este grabado de forma más cutre, con un teléfono móvil y sin el permiso del protagonista del mismo, el cual, me consta y se ve en el propio vídeo, siempre rehuye objetivos de todo tipo, vemos a un completo anónimo que toca el Invierno de Antonio Vivaldi con gran maestría a cambio de una contribución voluntaria por parte de los pasajeros.

Y ahora me pregunto. ¿Por qué un señor nuevo rico, un millonario antes de los 20, que además se dedica a evadir impuestos para ser, si cabe, aún más rico, es jaleado como un héroe mientras un músico de este nivel está relegado a pedir limosna en el metro? ¿Es este el mundo en el que queremos vivir?

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: