//
estás leyendo...
Política

Facha XXI

Vean lo feliz que es esta respetable señora tras la adquisición de un fascista de último modelo.

Querido amigo y/o comprador potencial, desde el Departamento de Productos Inservibles en colaboración con el Seminario de Observación Entomológica de Maese Pako, les presentamos al nuevo modelo de fascista del siglo XXI. Atrás quedaron aquellos clásicos fascistas agresivos y repeinados hacia atrás, ya pasaron de moda los fascistas con aires militares. El nuevo fascista del siglo XXI ya no está tan pendiente de temas tan abstractos como Dios, la moral, y mucho menos por inculcar su propia moral a nadie. Este nuevo fascista no es un predicador, todo lo contrario, es demasiado autosuficiente y demasiado pagado de sí mismo como para rebajarse a hablar con según qué calaña. Aun así, el fascista del siglo XXI tiene una idea muy concreta de lo que está bien y de lo que no.

Si bien los fachas antiguos sólo sabían hablar de Dios y de su patria (fuera la que fuera), este nuevo modelo de fascista domina a la perfección un amplio abanico de temas, de entre los cuales destaca la economía. Sí, querido amigo y/o comprador potencial, nuestro fascista de último modelo antepone la economía a todo lo humano y lo divino, como si la economía fuera la base de la salvación del alma humana, y predica a la perfección y con total convencimiento esa doctrina pseudocientíficoreligiosa llamada neoliberalismo económico, que no consiste en nada más que en dejar que la economía vaya y venga a sus anchas y en que los especuladores campen a su antojo. Poco importa si este vaivén y esta especulación económica deja a dos tercios de la población muriéndose de hambre, ya que nuestro nuevo modelo de fascista del siglo XXI sabe a la perfección que las cosas han de ser así y sólo así.

El último grito: Fascistas que dicen ser de centro-izquierda.

Otra peculiaridad del fascista del siglo XXI es su desarrollado sentido de “lo útil”. Este nuevo fascista es plenamente consciente de lo que es y de lo que no es útil para la sociedad. Por eso, aunque el nuevo fascista se ha formado en los mejores colegios y en las mejores universidades, ha leído a Shakespeare y conoce perfectamente la doctrina filosófica de Kant, sabe muy bien que estos conocimientos no son ni válidos ni remotamente útiles a las clases populares. Al fin y al cabo, uno de esos especímenes de la clase trabajadora no tiene ninguna necesidad de saber filosofía o cultura clásica, ya que al final, y gracias a los nuevos sistemas educativos propugnados los propios fascistas, los retoños de la clase trabajadora seguirán la línea de sus progenitores y acabarán siendo mano de obra barata in aeternum en empresas propiedad de estos mismos fascistas.

Finalmente, querido amigo y/o comprador potencial, no podemos acabar este mensaje publicitario, sin remarcar la coherencia interna de nuestro nuevo modelo de fascista. El facha XXI aborrece y despotrica de todo lo que es público, ya que, según su pensamiento, tan sólo el sector privado es capaz de mover convenientemente el motor de esa deidad moderna llamada economía. No obstante, todos los ejemplares de fascistas del siglo XXI de que disponemos en nuestros almacenes vienen con oposiciones aprobadas y con plaza de funcionario en propiedad.

No espere más. Hágase con uno de nuestros ejemplares de fascista del siglo XXI antes de que sea demasiado tarde. Y no lo olvide. Si llama antes de los próximos cuatro años le enviaremos dos fascistas por el precio de uno.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: