//
estás leyendo...
Pajas mentales

Una de anuncios ridículos

Estamos en fechas veraniegas, carentes por completo de noticias de interés (o tal vez no). El caso es que el cuerpo me pedía una entrada de pajas mentales antes de acabar mis inmerecidas vacaciones. Y para tal fin voy a proceder a comentar tres anuncios que han dejado bastante trastocados mis sistemas simpático, para simpático e incluso mi sistema nervioso periférico. De estos tres anuncios, los dos primeros giran en torno al mismo tema. Veamos el primero.

Teniendo en cuenta que este anuncio trata un tema tan sumamente delicado, no estoy seguro de que los publicistas hayan sabido metaforizar correctamente el problema planteado más allá de la cara de circunstancia de la actriz al principio del anuncio. De la gran copa de la que la actriz bebe, ni hablamos. No quiero pensar qué puede simbolizar eso.

Este segundo anuncio es una perfecta visión de lo que puede suponer usar un laxante, dejando completamente de lado las expresiones y los motivos escatológicos que tan fácil podrían surgir, tanto del problema de la inmediatez de la necesidad provocada por los remedios comunes como de la solución propuesta. Nótese los dos temas que acompañan al anuncio. Al principio, música de tensión que recuerda a la sintonía de Los Hombres de Harrelson y acompaña a la captura policial de la protagonista, y una tenue harmónica que nos lleva a la tranquilidad del desierto del mid-west norteamericano, perfecta para sentir una sensación de total relajación.

La temática del último anuncio de hoy se aleja de sus precedentes.

Y bien, ¿qué puedo decir de esta pareja? Lo más sencillo que se me ocurre es que esta pareja está en las antípodas de cualquier pareja real de esas que van por la calle y compran en el súper. No, ninguna pareja, por unida que esté, habla en duetos. Me da la sensación que este anuncio está especialmente dirigido a miembros del Opus Dei y escorias similares. Pero, sin duda, lo mejor de todo es la interpretación masculina. Fijémonos en la cara que pone en los primeros segundos. Este hombre se merece un Goya. Semejante cara de tonto no la puso ni un actor de la talla de Edward Norton en los flashbacks de American History X. Por último, si nos fijamos en los parecidos, no podemos dejar de mencionar que ella tiene un cierto aire a Dakota Johnson, la actriz que interpreta a la “portentosa” Anastasia Steele en el truño la película 50 sombras de Grey. Por su parte, él tiene un cierto parecido con el inexpresivo actor Chuck Norris. Con esto podemos ver el mensaje subliminal de este anuncio.

 

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: