//
estás leyendo...
Política

Radical

En estos tiempos tan electorales que nos ha tocado vivir, algunas de las formaciones políticas de esas que dicen ser “de centro” repiten una palabra hasta la saciedad para referirse a sus oponentes, para desacreditarlos ante la opinión pública, para hacer ver al electorado que estas opciones políticas “de centro” son la única opción válida para conseguir una cierta estabilidad gubernamental. Lejos de la intención de esta entrada queda el querer definir en qué consiste esa buscada estabilidad. Ya habrá más días. Lo que sí vamos a definir es el concepto de radical, que, según propone la Real Academia Española, tiene las siguientes acepciones.

1. adj. Perteneciente o relativo a la raíz.

2. adj. Fundamental o esencial.

3. adj. Total o completo. Cambio radical.

4. adj. Partidario de reformas extremas. U. t. c. s.

5. adj. Extremoso, tajante, intransigente.

6. adj. Bot. Dicho de cualquier parte de una planta: Que nace inmediatamente de la raíz. Hoja, tallo radical.

7. adj. Gram. Perteneciente o relativo a las raíces (‖ de las palabras).

8. adj. Gram. Dicho de un segmento morfológico: Que constituye la raíz de la palabra. U. m. c. s. m.

9. adj. Mat. Dicho de un signo (√): Que indica la operación de extraer raíces. U. t. c. s. m.

10. m. Quím. Agrupamiento de átomos que interviene como una unidad en un compuesto químico y pasa inalterado de unas combinaciones a otras.

De todas estas acepciones, que no son pocas, tal vez la que más interesa a los propósitos de esta entrada es la cuarta, según la cual una persona radical sería alguien partidario de reformas extremas. Y como la palabra reforma también está en boca de muchos en estos tiempos que corren, veamos cuáles han sido las principales reformas que el gobierno ha llevado a cabo en los últimos cuatro años y sobre las cuales algunos tienen (tenemos) alguna cosa que decir.

La última reforma laboral, aprobada a los pocos meses del estreno de la mayoría absoluta del Partido Popular en el parlamento. A grandes rasgos, las medidas que propone consisten en favorecer la movilidad (eufemismo de precariedad), la competitividad salarial (eufemismo de bajada de sueldos), la flexibilidad (eufemismo de facilitar el despido). En definitiva, deja la vida de las personas rozando los límites de la esclavitud. Pero aquí no pasa nada, porque el radical soy yo.

Por otra parte, la Ley orgánica de protección de la seguridad ciudadana de 2015, también conocida como Ley Mordaza, fue concebida para acallar cualquier clase de protesta ciudadana, transformando en delito cosas que antes no lo eran. Cosas como filmar a la policía en acto de servicio o convocar manifestaciones en redes sociales han tachado a esta ley como un paso atrás en materia de derechos civiles. Pero aquí no pasa nada, porque el radical soy yo.

Por último, durante la pasada campaña electoral de finales de 2015, el partido conocido como Ciudadanos propuso como solución a los altos niveles de desempleo un tipo de contrato al que llamaron contrato único. Tal como nos explica el profesor Vicenç Navarro en este artículo, esta propuesta supone una nueva vuelta de tuerca al abaratamiento del despido. Está basado en un modelo de contrato muy usado en Dinamarca, donde el Estado protege al trabajador despedido. ¿Se protege de igual forma al trabajador despedido en España? Ni de coña, cosa que coloca esta propuesta en el extremo más alejado del neoliberalismo. Pero aquí no pasa nada, porque el radical soy yo.

En definitiva, yo jamás he negado tener unos pensamientos un tanto bestias. Los tengo y los defiendo, pero que venga según quién a tacharme de radical es como si viniera Farruquito a tacharme de conductor peligroso.

Anuncios

Acerca de Franz S. Heiligen

Franz S. Heiligen, pseudónimo de Pako Santos, es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de Barcelona. Escritor polifacético donde los haya, rara avis de nuestra fauna ibérica, sabe captar en sus escritos lo absurdo y mezquino de la vida con ese toque jocoso y sarcástico de quien se sabe al margen de la mediocridad de este siglo de las pocas luces. Percibimos en él la herencia de la mítica antigüedad grecolatina, de la que se sirve en su obra de manera espontánea, actualizándola. Pako Santos atenta contra el miope autocomplaciente, contra el maniatado a una realidad -la que intentan hacernos creer "demasiado bonita para ser cierta"-. Es, en definitiva, un joven talento por explotar (en el mejor sentido de la palabra) que ya es autor de un saber hacer propio e intransferible. Núria Alcolea

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: